Saltar al contenido

Ejemplos de cómo NO debes escribir a un redactor profesional

escribir a redactor profesional

No puedo más, de verdad.

Estoy cansada de que:

  • No se valore el trabajo de redacción de contenidos.
  • Clientes te escriban solicitando servicios copywriting sin saber qué es el copywriting.
  • Personas que te preguntan por tus tarifas copywriting, te terminen regateando para que le cobres un texto copy como si fuera un texto SEO optimizado.
  • Posibles clientes te escriban diciéndote por adelantado lo que quieren pagarte. Ah, ¿que tú me pones las tarifas? Genial, gracias por ahorrarme el trabajo de calcular lo que tengo que cobrar para subsistir.

BASTA.

A todos los que escriben a un copywriter freelance profesional de esta manera les lanzo 3 preguntas desde aquí:

  • Cuando vais a Zara a compraros un jersey y llegáis a la caja, ¿regateáis el precio de la prenda?
  • Cuando lleváis vuestro ordenador a una tienda de informática para formatearlo, ¿regateáis el precio del formateo?
  • ¿Qué nos hace diferentes a los profesionales de la redacción de contenidos?

Hay muchos redactores que no se dedican de forma profesional a esto, que no pagan impuestos, que no facturan y que hacen unos textos de una calidad que mejor no voy a comentar. Todos ellos están en los foros como Foro20 o Forobeta, y cobran alrededor de 0,50 dólares las 100 palabras.

Los que nos dedicamos a esto de forma profesional y comemos gracias a nuestros textos no somos ese tipo de redactores.

Somos personas con estudios superiores, formación en copywriting y conocimientos de SEO que pagamos nuestros impuestos religiosamente cada mes y que, en definitiva, hacemos de la escritura nuestra forma de vida. Es nuestro trabajo.

Y, evidentemente, como profesionales freelance, tenemos nuestros gastos mensuales:

En mi caso, todavía estoy pagando los 187 euros mensuales correspondientes al segundo año de la tarifa plana de autónomos. A partir de febrero la cifra se irá casi a los 300 euros mensuales.

A eso le sumamos el gestor (37 euros mensuales), el servidor dedicado de mis proyectos propios con los que experimento nuevas técnicas de optimización de textos y posicionamiento web (42,35 euros), las herramientas como Seolyze (40 euros), Semrush o Ahrefs, las cuales utilizo para mi trabajo diario.

Total: 331,35 euros.

A esa cifra hay que sumar mis gastos mensuales básicos (internet, luz, agua, gas, comida, gasolina, seguros, etc.)

Si además el mes coincide con el pago de impuestos, más vale que haya ido guardando la parte correspondiente al IVA de mis ingresos porque el «estacazo» no es pequeño.

Sí, querido cliente, el IVA que te cobro en las facturas no es para mí, es para el Señor Montoro.

Haciendo un cálculo rápido con mi tarifa de redacción SEO actual media tendría que escribir 16.567 palabras para cubrir ese gasto de 331,35 euros.

Si quiero ganar un sueldo mileurista tengo que escribir 50.000 palabras más al mes.

Pero, ¿quién vive con un sueldo mileurista?

Actualmente escribo 150.000-200.000 palabras mensuales, así que fíjate todo lo que tengo que escribir para tener un sueldo capaz de cubrir todos mis gastos.

Y tú, cliente injusto que infravalora mi trabajo y que tiene una falta de empatía increíble, ¿pretendes que encima baje más mis precios?

Obviamente, hablo de redacción SEO y no de copywriting.

En este segundo caso, este servicio se cobra a tarifas más altas porque requiere de una formación más específica que no todos los redactores tienen. Repito para que mucha gente se entere: un redactor no es un copywriter.

Espera, voy a repetirlo otra vez:

¡UN REDACTOR NO ES UN COPYWRITER!

Vale, ya me he quedado más tranquila.

Ahora ya podemos pasar a conocer los distintos tipos de clientes que tenemos que soportar los redactores profesionales cada día:

Tipos de clientes de un redactor

Clientes ratas

Son muy fáciles de identificar. Directamente te piden textos baratos, sin disimular.

Y aquí va la primera perlita:

Buenos días me gustaría recibir información de los precios de redacción de contenidos para distintos blogs empresariales. Optimizados para SEO. Extensión aproximada entre 1.000 y 1.200 palabras. Cantidad mensual unos 10 a 15 post.

Les adelanto que disponemos de servicio propio de redacción, pero necesitamos por razones de costes, encontrar redactores para los blogs de una serie de clientes de bajo presupuesto. Quedo a la espera de sus noticias. Saludos.

Claro hombre. No te preocupes, que tus redactores no trabajen por cuatro euros, que ya vengo yo a hacerte el trabajo a bajo coste.

Esta fue mi respuesta:

Buenos días, Siendo SEO y teniendo redactores en su empresa, ¿le parece normal escribir a otra empresa que se dedica a la redacción de forma profesional solicitando redactores de bajo presupuesto? A mí no. Un saludo.

Otra respuesta de otro cliente después de decirle mis tarifas:

Hola Nuria, Me voy a guardar tu contacto para cuando quiera un texto de más calidad, porque tus tarifas son un poco altas para según qué tipo de proyectos que requieren menos calidad pero más cantidad.
  • ¿En serio hay proyectos que requieren menos calidad?
  • ¿En serio contactas a un profesional freelance esperando precios económicos?

Clientes con mucho morro y muy poca vergüenza

También nos vienen clientes por Skype, no te creas. Te agregan con una frase del tipo «quiero información sobre tus servicios copywriting» y luego te dicen cosas como esta:

[13:33:53] Cliente: te importa ver un sobre mi a ver qué te parece??
[13:33:59] Cliente: no tengo prisa alguna…
[13:38:22] Cliente: cuando puedas, y si no puedes pues me jodo y te contrato, que para eso te dedicas a esto.
[13:41:22] Cliente:actualmente tengo una tasa de leads del 21.69%… es eso bueno??

Claro hombre, si yo tengo todo el tiempo del mundo para currarte a ti totalmente gratis, amigo desconocido que me acabas de agregar. Espera, que dejo los pedidos de mis clientes (los que me pagan y gracias a los que como), para atenderte a ti y resolverte toooooodas tus dudas.

Clientes cagaprisas

De estos no tengo ejemplos ni capturas, pero si vas a comenzar a trabajar como copywriter o como redactor los vas a calar rápido.

Destacan por querer sus textos antes que nadie. A ellos les da igual que estés enferma, que le hayas dado una fecha de entrega determinada, que haya otros pedidos antes que el suyo o que estés ausente un par de días por algún asunto personal.

Les da igual. Ellos quieren sus textos a toda costa.

¿Y cómo se detectan los clientes cagaprisas?

Pues muy fácil. Te escriben todos los días.

Lunes: Hola, ¿qué tal va lo mío?

Martes: Hola, ¿tienes ya algo?

Miércoles: Nuria, por favor, pásame algún texto si tienes.

Jueves: Hola, ¿ya has empezado?

Clientes regateadores

Estos son los que más me molestan con diferencia. Les detectarás porque les darás un precio y te responderán con alguna frase del tipo:

Pero te voy a pedir mucho volumen, ¿no puedes hacerme un descuento?

Claro hombre, si en vez de 10 artículos, que los hago en medio día, me pides 300 artículos, que tardo 1 mes en hacer, te cobro menos. Claro que sí.

La verdad es que lo de los descuentos por volumen nunca lo entendí. En una empresa de redacción quizás, pero un redactor freelance no debería hacer descuentos por volumen. Es ridículo.

Este tipo de clientes también pueden responderte con una frase del tipo:

Pero mi otro redactor me cobra 1$/100 palabras.

¿Y por qué no le pides los textos a él?

En fin, que la jungla de la redacción es muy variada y los que nos dedicamos a esto tenemos que tener mucha paciencia con los clientes. Yo actualmente estoy embarazada de casi 19 semanas y la paciencia es una de las cosas que me falta, por eso me he decidido a hacer este post.

Mi sueño es que algún día aprendamos a respetarnos y a respetar todas las profesiones y así, quizás, el redactor de contenidos empiece a ser valorado como debe.

Si eres redactor o copywriter web, y te sientes identificado con lo que he contado hoy aquí, comparte 🙂